Vicente Huidobro y la anacronía. ( “En Mares no Nacidos”)

vh

Dentro de las elecciones lectoras que suelo hacer entran tanto libros que acaban de publicarse como otros que tengo en reserva y que, por una u otra causa, aún no he leído.

Es lo que ha sucedido con la antología de Vicente Huidobro, titulada En Mares No Nacidos. Titulo que hace referencia a un verso suyo contenido en su libro Altazor.

Es del año 2000 me parece la edición de esta antología, muy cuidadosamente editada, por cierto y con exquisito gusto por la estética.

Naturalmente una cosa es no haber leído a Huidobro, y otra no saber quién era, y efectivamente las referencias a su vanguardismo, creador de género propio y coetáneo de los diversos movimientos renovadores de primeros del siglo pasado, me eran conocidas.

Es decir, me acercaba a Huidobro sabiendo de antemano lo que iba a encontrar.

 

 

 

 

 

Y sin embargo al leerlo no puedo menos de pensar lo anacrónica que se ha quedado la belleza puramente verbal de su orfebrería. Porque este chileno era un orfebre del lenguaje, un degustador del aparato y adorno verbal, un maestro de la asociación semántica y fonológica, pero a mi modo de ver, como Darío y como el mismo Juan Ramón a otro nivel de calidad, se quedó en esto. Naturalmente en el contexto histórico en que se desenvolvió renovó el lenguaje expresivo y lo dotó de nuevos recursos expresivos; al menos lo liberó de trabas para otros poetas que llegaron después (otra cosa es lo mal que le imitaron algunos), demostrando que el lenguaje puede ser creado a cada instante. Sí. Naturalmente. Pero ¿qué más?…

Quiero decir con ese “qué más”, que la brillantez verbal que solidifica Huidobro después de Darío, y que Juan Ramón fosiliza en los ya para siempre arquetipos del momento, supuso un cambio en el lenguaje pero no en el contenido del poema, como tal. Es decir, que se demostró que todo era susceptible de nombrarse según el poeta lo nombraba, pero que los contenidos de lo nombrado seguían siendo los de siempre. Al menos en Huidobro, en Darío y en Juan Ramón.

Crearon un mundo bello, es cierto, un mundo donde las cosas, los seres, los actos podían tener otros nombres, pero el contenido de ese mundo seguía siendo un marco referencial muy poco diferente a las galanuras verbales de Góngora. Del que por cierto se llamaron deudores.

De ahí lo del anacronismo que decía al principio. Luego llovió todo el siglo XX con su atalaje de sangre, guerra, muertos a millones, incluido Auschwitz, y aquellos referentes lógicamente se quedaron como lo que eran; el juego verbal, brillante pero apenas oropel de un mundo crepuscular definitivamente muerto.

Anuncios

Comentarios desactivados en Vicente Huidobro y la anacronía. ( “En Mares no Nacidos”)

Archivado bajo General, Literarismos

Los comentarios están cerrados.