Camino de Ida: Carlos Salem o el surrealismo aparente

salem

No sé cuánta gente leerá este articulo, ni tampoco si conseguirá efectivamente lo que una pretende; y lo que una pretende es dar a conocer un poco más a un excelente escritor, y a un excelente libro, que no irá a entrevistas en primera página del periódico importante, ni les dirán a ustedes que tiene doscientos mil ejemplares vendidos con una monísima faja en la solapa.

Y publico este articulo antes de que el autor presente el nuevo libro que sigue a este que estoy comentando, y que, mire usted por donde, me acabo de enterar que tiene una presentación; en esta web pueden mirar los datos, pero primero léanme a mí…

Pues Carlos Salem, a quien no conozco, ha escrito un libro excelente,  divertidísimo, ameno, tierno, con un humor surrealista de aquí te espero, contando además con que su lector está dispuesto a instalarse en una historia disparatada pero preciosa, donde nada es lo que parece pero todo es lo que nos gustaría que fuera, y que se llama Camino de Ida.

 

 

 

 

El libro comienza con que al narrador se le muere su señora en medio de la siesta en un hotel de Marrakech, y este hecho, que al narrador le parece absolutamente maravilloso y liberador, porque su señora es una plasta de consideración, da lugar a una disparatadísima y genial aventura en compañía de Carlos Gardel (entre otros) que está muerto pero no lo está, de un director de cine que rueda sin película en el desierto, de un revolucionario que no les digo lo que es para que lo lean, y transcurre en medio de una persecución en la que puede pasar- y de hecho pasa- de todo.

Este libro es una demostración de que todo es novelable y de que en una novela se puede instaurar cualquier suceso con tal de que el lector esté dispuesto a dejarse llevar; pero además tiene algo que la hace magnífica, algo que hoy parecía muerto en la narrativa: la aceptación de que lo imposible puede suceder.

Es un excelente libro, tierno, divertido, nostálgico, lleno de momentos entrañables, y que plantea también algo muy curioso, algo que nos deja pensando, el “que sucedería” si nada fuera como sucedió.

Lean Camino de Ida, no va a tener doscientos mil ejemplares vendidos, no le van a hacer al autor una entrevista en RNE, no va a salir en El País precedido de siete días de anuncios, no le van a poner en la Lista de Los más Vendidos, pero es uno de los libros mejor escritos del 2007.

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Literarismos

2 Respuestas a “Camino de Ida: Carlos Salem o el surrealismo aparente

  1. Carlos Salem

    Gracias Alena, por tu reseña.
    Camino de ida fue mi primera novela publicada y me alegra mucho que siga viva casi dos años después, incluso cuando la segunda novela se ha vendido muy bien y acaba de salir el libro de relatos… Octavio Rin´cón sigue andando, perseguido por su nube, y en marzo que viene se va para Francia.

    Gracias otra vez
    Carlos

  2. Txema

    Pues a mi me ha parecido un aburrimiento de libro. Disparatado no siempre quiere decir bueno, ni siquiera divertido, sino, como es este caso, deslabazado, perdido, tostón. Me ha parecido un remedo de Airbag, la película, que era una memez para adolescentes salidos. En esta novela hay personajes que se ponen trascendentales para darse empaque a sí mismos, pero poco más. La historia, una chufa, y más vista que el TBO. Cómo me ha jodido tirar 17 euros en esto.