El Motín en la Bounty. John Boyne. Aventuras de un pilluelo.

boyne

John Boyne ha escrito una excelente novela, clasificable en el género de aventuras, y/o de viaje iniciático, con este Motín en la Bounty, que nos ofrece.

Una novela que se inicia con el robo de un reloj por parte de un pilluelo y que narra las aventuras del joven Turnstile como paje o ayudante del capitán Bligh a bordo de dicho barco, y del motín ya tan famoso que en él se produjo.

Dicho así, parecería una novela más de entretenimiento, que lo es, para pasar un rato agradable, que se pasa, e inserta en un género que siempre se ha catalogado como menor.

Pero no; aunque sea todo eso, esta novela viene a señalar que es posible narrar para adultos de un modo divertido, original, interesante y nada pedante. Aburre ya la pedantería. Aburre el escritor zangolotino, con perdón por la expresión, que escribe para iniciados y al que hay que rendir no se sabe bien qué puñetero tributo de admiración aunque sea más aburrido que las ovejas y escriba en un lenguaje para críticos de periódico importante.

 

Qué falta hacen libros así, por Dios, qué falta hace que los escritores escriban novelas o textos inteligentes, amenos, interesantes, que nos hagan perder como a don Quijote la razón y el seso mientras leemos, y que se dejen de zarandajas intelectualoides para intelectualoides reunidos Geyper.

Esta novela tiene humor, aventura, intriga, acción, unos personajes que se hacen creíbles, una trama muy interesante desde su comienzo, porque no nos tiramos páginas y páginas de divagaciones sobre “el ser en sí del sí mismo siendo”, ni hay que poner los ojos en blanco ante la “tremenda situación socio político estratégico filosófica del mundo que vivimos” mientras no entendemos zote pero presumimos de leer “al Gran Intelectual”.

Esta novela solo nos pide que la leamos, que nos metamos en la piel del pilluelo, del pícaro, a la manera de un hermano de Oliver Twist, al modo de un semejante de Tom Sawyer, a semejanza de un héroe de Julio Verne, que compartamos mesa con el capitán Bligh, que nos enfademos con el señor Fryer, y que disfrutemos, caramba, que de eso se trata cuando leemos un libro: de disfrutar.

 

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en El Motín en la Bounty. John Boyne. Aventuras de un pilluelo.

Archivado bajo Literarismos

Los comentarios están cerrados.