Dos destinos parejos ( Panero y Neruda)

Cuando Leopoldo Panero escribe su Canto Personal, manda una bomba al mundo literario, pues es una réplica al Canto General de Neruda.

Inmediatamente se agita el calmo para entonces sector oficial de izquierdas y se frota las manos el sector oficial del Régimen en España.

Ambos dos sin reflexionar que tanto el uno como el otro escrito son dos piezas artísticas de primer orden independientemente de su ideología política.

Luego le vendrían mal dadas tanto al uno como al otro. El chileno murió con la amargura del recuerdo de los fusiles y el español con el cáliz de una familia que demostró no quererle en absoluto y un Régimen que se deshizo de él en cuanto empezó a serle molesto.

El destino de los poetas, muchas veces no lo marcan sus obras, sino quién se apropia de ellas.

De la obra de Neruda se apropió la izquierda latinoamericana, sin preguntarse qué hubiera dicho Neruda del socialismo si éste hubiera seguido una senda sin golpistas. Porque callarse, no creo.

De la obra de Panero se ocuparon los hijos de ningunearla, el estado de olvidarla y la derecha de leerla.

Triste destino el de dos escritores excelentes a quien aún habría que leer sin anteojeras.

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Clásicos y modernos, Literarismos

Una respuesta a “Dos destinos parejos ( Panero y Neruda)

  1. isabel

    Leopoldo Panero si fue querido por su esposa, Alena, pero es que ella culpaba a Luis Rosales, que era un amigo de esos que no se despegan ni para comer, de las ausencias y de las borracheras contínuas. Parece que era un duo muy unido. Hay un libro “Espejo de sombras” ( primera edición de 1976 ) escrito por Felicidad Blanch, su esposa, que explica muy bien como se desarrolló su vida matrimonial. La verdad es que fue un desastre, pero te diré que la esquizofrenia, enfermedad hereditaria de la familia de su mujer ( que no la padecía, pero que transmitió a los hijos varones ….. tuvo mucho que ver en aquellas vidas desgraciadas) saludos…