El blog de Saramago.

Una es rarita; lo digo siempre. Más que rarita una es un poco particular.

Verán ustedes, hace unos días de modo que no viene al caso, me entero de que José Saramago tiene un blog. A mí  Saramago me parece un excelente, magnífico escritor, de una prosa fluida, con una ternura muy especial, con un estilo difícilmente igualable en calidad, y con una temática muy interesante, tanto en sus novelas como en sus artículos. Creo además que es uno de los escasos escritores vivos que han mantenido su honestidad intelectual sin tacha. Y todo eso para mí es muy importante.

Con esas premisas, voy a su blog, y leo un interesantísimo artículo.

Un escrito con el que me divierto, me sonrío y voy asintiendo según avanzo.

Bien, lo termino, y voy a hacer un comentario.

Pues va a ser que no. Porque Saramago tiene prohibidos los comentarios en su blog.

Y bien, leo en la presentación del mismo, que, por lo que deduzco, él no se encarga del blog, sino que, para entendernos, él escribe y otras respetabilísimas personas le suben el escrito al blog.

Naturalmente- pienso- es lógico que, teniendo en cuenta lo que a veces son los blog, y el peligro que se puede tener en aceptar jilipolleces, Saramago evite esto cerrando al público los comentarios.

Y es razonable.

Pero…una es rarita, y no puede evitar sentir una pequeña decepción. Porque quizá Saramago no haya querido saber lo que pensamos sus lectores de lo que dice, pero a una gran parte de nosotros probablemente con todo respeto, sin el menor atisbo de mala educación, e intentando ser lo mas sencillos posible, nos hubiera gustado que lo supiera.

Y Saramago entre saberlo o evitarse la molestia de moderar los comentarios, ha preferido la comodidad.

Y eso es razonable pero no necesariamente considerado para sus lectores.

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Internáuticos y sin nik, Literarismos

Una respuesta a “El blog de Saramago.

  1. Soto

    Hola Alena:
    Estoy de acuerdo contigo,es una cosa que me extañó desde un primer momento.El no tiene porque contestar,(comprendo su edad y sus trabajo literario)pero saber como piensa la gente que le lee ,debia importarle.O somos o no somos.
    Besiños dende a beiriña do mar