Enid Blyton

Leo en la edición impresa de El País que los británicos han elegido como objeto de sus simpatías lectoras juveniles  frente a otros pesos pesados a Enid Blyton.

Miren ustedes lo que me alegro. Pero aparte de esa alegría porque yo participo de esa simpatía, me deja reflexionando. Claro, los que han dicho esto son personas de edad adulta, no jovencitos. Y eso indica mucho. Indica por ejemplo que, para los británicos está mucho más cerca el mundo que narraba esta mujer entrañable que el mundo de capas, trucos, y trampantojos imaginativos (no digo que no) de la Rowling.

Y para mí también. Me suena, nos suena, ese mundo de buscar pasadizos, tesoros, de encontrar un misterio en cada vacación, aunque sea pequeñito, me suena esos colegios de internos, donde cualquier cosa era un acontecimiento. Lo que no me suena son los rayos laser, las capas voladoras (salvo las de superman que es mucho más antiguo y más cercano) etc.

Quiero decir, que con las aventuras de Fatty, Bets, Larry, Daisy y Pip  te podías identificar, porque pasaban en un pueblo pequeño, ese a donde hemos ido todos, o donde hemos vivido, que una puede sentirse cerca de los disgustos de Darrell por no jugar un partido importante en el colegio (aunque en nuestro caso fuera baloncesto, o balonmano), pero que eso de desaparecer en una estación de tren por arte de birlibirloque nos suena a los de mi edad a poco creíble. Y claro, preferimos a la buena de Enid Blyton, con sus cinco, sus siete secretos, su Nabé, Roger, Diana y Chatín (y no me olvido del perro Ciclón) y la señorita Pimienta, que a pesar de ser tan severa, era tan entrañable.

Las maneras cambian, por supuesto, ahora muchos de los adolescentes que leen (y eso cuando leen, porque leen bastante poco) no tienen ni pajolera idea de que existe un lugar llamado Peterswood, donde un policía bobo pretende cada nuevo libro hacerle la vida imposible a la pandilla de Fatty…prefieren las capas mágicas y los castillos impenetrables.

Yo no. Y por eso me alegra mucho esa forma de pensar de los británicos, fieles a una escritora que murió justo casi cuando yo empezaba a leerla, y que seguro no imaginaba cuánto acompañaría mi infancia.

 

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Clásicos y modernos

Una respuesta a “Enid Blyton

  1. satalia

    Y la mía, y la mía…
    En un verano en que pasé enferma me zampé todos los libros de las Torres de Mallory y unos cuantos más. Luego seguí con el filón y continué atacando otros libros de la misma autora, Los Cinco, aventura en el castillo, en la montaña…