Libros para una isla desierta

Tiene el mundo de los libros esta manía de las listas de libros que uno debería leer casi por obligación y, aún peor, la de escritores que no deben faltar en la biblioteca de uno.

Y claro, cada vez que hacemos una nos referimos a los mismos, porque vaya usted a saber si no caerán venablos sobre nosotros al no mencionar lo que es de rigor en estos casos.

Por supuesto que una ( o sea yo) tiene su propia lista, pero me temo que cada día de la semana haría una distinta, porque cada día necesita una recordar a distintos escritores y libros que le gustaron.

O sea que esto más bien es según y como.

Pero verán ustedes, una siempre ha sido muy suya, y ha leído como le ha dado la gana y lo que le ha dado la gana: eso incluye también que no ha leído lo que no le ha dado la gana por mucho que tal escritor o libro estuviera en las sucesivas listas de imprescindibles ( imprescindibles claro para las editoriales que lo tenían que vender), y así llegamos a lo que yo iba a decirles; que una si se fuera a una isla desierta donde no hubiera posibilidades de tener más libros que esos que se ha llevado para siempre jamás, de los únicos libros que no podría prescindir serían los de Enid Blyton, Borita Casas,  Rosalía de Castro , Frederic Mistral y Josep Pla. Es decir; su infancia, su ternura, su poesía y su cotidianidad.

Heterodoxa que es una y poco de listas…

 

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Literarismos

2 Respuestas a “Libros para una isla desierta

  1. satalia

    Uf, mal asunto eso de llevarse libros a una isla desierta, porque cuando se los ha leído uno todos, ¿de dónde obtiene el alimento intelectual? Si la isla es de veras desierta, no habrá ni librerías ni quioscos ni operadores de Internet para conectarse aunque sea por vía satélite y leer blogs, diarios o e-books. Además, seguro que al final estaría aburrida de ver a mi lado la misma hilera de libros esperando a ser leídos, releídos o requeteleídos. Es lo que tú dices, los gustos no se pueden programar y dependen del día, del momento y de las circunstancias.
    Besos.

  2. soto

    Si ,estoy de acuerdo ,es imprescindible para el mantenimiento del propio criterio ir escogiendo los libros que realmente gustan a uno,lo cual no quiere decir que no se eche un vistazo a lo convecionalmente recomendado y después uno hace realmente lo que le viene en gana ,es decir seguir los dictamenes del criterio propio,bueno ,eso me parece.
    Saludos afectuosos