Batalla de Gallos

Leo que en Barcelona han celebrado una cosa llamada batalla de Gallos que, en teoría mide la capacidad de inventiva de una serie de personas que se desafían por así decirlo a base de rimas.

Luego leo la crónica y conforme leo me ratifico en que el nivel de inteligencia de los presuntos radica en un número menor que cero.

Dice la crónica que el “léxico” de los presuntos se establece en los parámetros de (cito textualmente): “La gama de posibilidades se suele reducir en la práctica a: tamaño de la masculinidad; posibles lugares por donde introducirla en el adversario; reiteradas menciones a la rectitud moral de la madre y/o novia y/o hermana del mismo; veteranía en el mundo del hip-hop y chanzas sobre vestimenta. Las palabras más socorridas son, pues, un paquete semántico dominado por términos como “gordo”, “subnormal”, “pringao” y “gilipollas” o bien los tecnicismos “estructura”, “rima” y “flow” (cadencia); los verbos estelares, “follar” y “rimar”, el pronombre personal más recurrido, el yo, mientras que la frase más poética fue: “tienes ojos azules, es normal que te enculen”.

 

Y deduzco que ofrecer un espectáculo así habrá deleitado a quienes efectivamente, piensan con el culo, y perdonen la frase.

Pero esto, que es mi primera reacción, da paso a una reflexión más general, y es pensar si los organizadores de la cosa pensarán que han hecho algo por lo que ha sido una tradición popular divertida, como es la batalla de rimadores, versificadores, o bertsolaris. O simplemente lo que querían era tener una excusa para soltar jilipolleces durante un ratito.

Pues miren ustedes, serán muy progres, pero desde luego lo que no son es ni cultos, ni inteligentes, ni rimadores. Ahora bien, podrían epatar a cualquier comunidad presunta de presunta poesía en foros de msn. Como estos los hay a cientos.

Lo malo no es que hagan estas cosas, lo triste es que bajo esa capa se siga queriendo que la gente confunda churras con merinas, o para decirlo tan maleducadamente como ellos, el culo con las témporas.

Tenemos la costumbre de no distinguir la libertad de la grosería, y así nos luce el pelo. Para una  parte de gestores culturales, lo más moderno, lo más libre, lo que más nos indica que estamos en el “candelabro” es la capacidad de insulto a través del lenguaje, a eso lo llamamos “romper con lo establecido”, de ahí a la perversión del lenguaje no hay línea fronteriza. Bajo capa de “qué divertido es” nos creemos que tener un vocabulario  lindante con los chimpancés y exhibirlo, es una muestra de modernidad. Lo vemos en la llamada telebasura, lo escuchamos en pretendidas “tertulias” radiofónicas en las que, para entender lo que se quiere decir hay que descartar un cincuenta por cien de palabras soeces y otro cincuenta por cien de gritos, con lo que, por reducción al absurdo, apagamos la radio.

Es decir, que la organización de este evento cultural, se gasta la pasta en pagar a unos señores para que tengan a bien insultarse en público, mientras los espectadores aplauden encantados de la calidad sonora de los exabruptos; leo que van adolescentes con sus papás y mamás a la feliz reunión; es de suponer que ambos ( papá y mamá) cuando el angelico de turno les diga en casa lo de “que te enculen” también le reirán la gracia y admirarán su finísima capacidad de poetizar; siempre podrá decirles que “estaba haciendo una metáfora”…

Lo cual no quiere decir que sea cierto…pero si son coherentes, deberán callarse y tragarse el sapo por bien de la “poesía”.

 * La crónica de la noticia que comento la ha escrito en el País, Luis Hidalgo *

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Dando el Espectáculo

Una respuesta a “Batalla de Gallos

  1. Soto

    Hola Alena:

    !Una Maravilla!Asi.asi.asi.ese es el verdadero camino de la autentica cultura.No me estraña ,la queja de tantos maestros con el comportamiento de los padres en la defensa de los hijos,si el profesor se enfada.Dicen los padres.Cuidado con levantar la voz a mi hijo,¿o, no se da cuenta que estamos en una democracia?.Ahora bien ,el insulto del alumno al profesor no cuenta.Los padres son los primeros en adolecer de civismo y de decencia cultural.De tales polvos ..tales lodos y asi lo podemos prolongar a los organizadores de eventos….
    Besos