El Color de los días

Inicio de semana. Todos los inicios de semana son siempre un poco deprimentes, como si esperase un camino largo hasta que llega el viernes y hubiera que atravesarlo. No en mi caso, que disfruto de los placeres de la jubilación, pero sí me ha quedado el residuo del “día lunes” sin poderlo remediar. Algún día, se me ocurre ahora podríamos hacer una especie de adjetivación de los días de la semana, por ejemplo, con colores, en mi caso para cada día hay un color, por ejemplo el lunes es gris, el martes verde oscuro, el miércoles gris claro tirando a azul, el jueves gris marengo, el viernes azul claro, el sábado morado tirando a rojo, y el domingo amarillo-naranja…

No sé si será cuestión de asociar ideas o sentimientos, con colores, pero en fin, ahí queda. Hoy ha sido un lunes de viento y nubes por la mañana y de viento sol y frío por la tarde. Así que discurrimos entre el gris y el amarillo. Casi como si con un solo día nos hubieran hecho pasar todos los colores que decía.

Ya me dirán si sus colores se parecen o si tienen ustedes otros…

No se extrañarán del titulo del artículo…

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Del vivir habitual

2 Respuestas a “El Color de los días

  1. satalia

    Entre semana no tengo un color para cada uno de mis días. Ni mis lunes son más negros ni mis viernes son más blancos que los jueves o los martes. Voy al trabajo con la paleta limpia y la traigo del color de los acontecimientos. Si no me gusta el tono que ha tomado, procuro repintarla con otro que me guste más para acabar el día contenta. Los sábados y domingos no suelen necesitar retoques. Estos días casi siempre empiezan con uno de mis colores favoritos: naranja, verde esmeralda o azul eléctrico. Este último más para las noches.

  2. Pues yo nunca sé del color que se van a pintar mis días, casi siempre amanezco pensando en verde esperanza, luego según discurren las horas puede ir cambiando de tonalidades como si trazara un arco iris de minutos y segundos.
    Emma