La llama Olímpica.

De toda la -al parecer- muy interesante actividad política de hoy, en la que Zapatero ha ofrecido pactos de Estado, Rajoy ha dicho que ya veremos, doña Espe sigue amagando y CIU dice que sí pero no, y que vamos a ver cómo lo hacemos sin que se note mucho que decimos que sí dentro de un mes aunque ahora digamos que no, yo me quedo con una noticia que no es de nuestro país.

En París la llama olímpica se ha apagado al calor de las protestas tres veces y, en una de ellas con la intervención de diputados de todas las tendencias que salieron a protestar cantando La Marsellesa.

Pues miren ustedes que me parece muy bien. Es decir, me parece magnífico que diputados de todas las tendencias salgan a la calle a decir que lo que está sucediendo en Tibet es una vergüenza internacional, y lo hagan con un símbolo de la liberación de París frente a los nazis. Qué quieren, inmediatamente, como seguro muchos de ustedes si lo han leído o conocen la información, he recordado Casablanca.

A veces, un himno une a personas de todas las tendencias para decir que no frente a la represión, la muerte y la cárcel.

Tibet está marcando todo el desarrollo de ese recorrido internacionalmente, y es lógico, coherente, y hasta un ejercicio de decencia moral que sea así. Es una ocasión única para expresar que la libertad de los pueblos es cosa de todos, no solo de quienes se juegan la vida en un lugar que nos puede parecer lejano.

Otra cosa es que una se pregunte porqué no existe en otros casos similares la misma reacción generalizada; quizá porque hay muertos y luchas de primera, de segunda y de regional, y hay muertos y represiones que no dan juego informativo. Pienso en Zimbabwe, por ejemplo. Pero, aún siendo así, una se atrevería a desear de corazón que la llama olímpica nunca llegue a China.

Anuncios

Comentarios desactivados en La llama Olímpica.

Archivado bajo DENUNCIA

Los comentarios están cerrados.