Inestabilidad atmosférica…

 

Empezó siendo un día de calor. En Madrid no tenemos término medio, y, el tiempo, se arrebata en hielo o se eleva a los veintimuchos grados sin rebozo ni medida.

Crecía esta mañana el sol con un amarillo subido de tono, en arrogancia desafiante al frío de hace días.

Y claro, íbamos en mangas de camisa. Hasta que casi a las dos de la tarde vino una ráfaga de aire fresco repentina –como siempre- y no molestaba – otra vez- la chaqueta.

Este tiempo que es simplemente una posibilidad, porque nunca es una cosa u otra, desconcierta al turista.  En otras zonas de España existe lo que se llama la “estación intermedia”; la primavera y el otoño. Aquí estás con la calefacción y la mantita, y a la noche  siguiente tienes la ventana abierta y casi el ventilador.

Y el turista, el que no es de aquí, cuando va a venir empieza a preguntar inocente de él eso de “qué ropa me llevo”, y hay que sonreírle dulcemente y decirle con suavidad: “una camisa de manga corta y un abrigo de lana”.

Y claro, no entiende nada. Hasta que llega y comprueba por sí mismo la absoluta inutilidad de aquella pregunta que hizo.

Anuncios

Comentarios desactivados en Inestabilidad atmosférica…

Archivado bajo Del vivir habitual

Los comentarios están cerrados.